MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Archive for 29 diciembre 2006

Deseo

Posted by Fernando Narvaez en diciembre 29, 2006

En un esfuerzo de producción imaginativo podría desearles que:
“En 2007 se cumplan todos sus sueños”

Pero… voy a cambiar el deseo por el de:
“Que en 2007 no pierdan la capacidad de SOÑAR”

¡Gracias a todos por este Año Inmenso!

Fernando A. Narvaez

Anuncios

Posted in Amigos, Bloggers | 30 Comments »

Bar del Duende (VII)

Posted by Fernando Narvaez en diciembre 22, 2006

Cuando la noche del Viernes 22 de Diciembre de 2006 Raymi tocó a mi puerta imaginé, como era costumbre para la época, que el duende andaba con los preparativos de las celebraciones de fin de año en el bar. Para mi sorpresa no se trataba de eso:

– ¡Fer, abrime rápido! – gritaba el duende mientras pretendía hacer de mi puerta un felpudo
– ¿Qué pasa, loco? ¡Calmate porque te pateo las orejas!
– ¡Te necesito urgente!
– ¡Para navidad faltan dos días!
– Si, pero te necesito para que ejerzas de biógrafo del bar ¡ES URGENTE!
– ¿Qué mierda puede ser tan importante como para que destroces mi paz de esta forma? – dije mientras abría la puerta con un bate de béisbol en la mano dispuesto a volarle la cabeza a Raymi ante la primera estupidez que saliera de su tremenda bocaza
– Tengo a Papá Noel en el bar, borracho y diciendo que no piensa salir a repartir regalos nunca más “in the life”

A juzgar por la cara de mi amigo no lo dudé demasiado, la situación era dramática. Agarré mi “blog” de notas y partimos al bar que, en esta oportunidad, estaba ubicado en el patio de comidas de un conocido centro comercial de la zona de Palermo.

Lo primero que llamó mi atención fue la cola de madres con sus hijos y a los niños de las madres tirando piedras y pretendiendo saquear los locales. Habían prendido fuego cientos de gomas sobre la avenida Santa Fe, provocando lo que se conocerá en la historia como el primer “Piquete Kid” de la historia de la humanidad. Se habían robado toda la pirotecnia del stand de Cienfuegos y armaron un candombe que pa’ que te voy a contar.

A fuerza de empujones y esquivando las cámaras de Crónica TV – que estaban antes que nadie – pudimos entrar en el Shopping. El lugar, en relación a la época del año, lucía devastado por la ausencia de histeria de parte de los clientes que, habiendo dejado todo para último momento, luchaban por hacerse con el regalo pretendido para los hipócritas de sus familiares.

Fuimos en busca del árbol navideño gigante que, habitualmente, está ubicado en el centro del gigante comercial y comprendí al instante el motivo de la revuelta: Santa Claus no se encontraba en el sillón que se encuentra a los pies del árbol. La imagen de la debacle se veía plasmada en los primeros auxilios que le estaban practicando al fotógrafo luego de haber recibido una metralla de chupetes y mamaderas que, a modo de misiles “tierra-gordovestidoderojo”, habían provocado el estado de inconciencia del mismo. Nos dirigimos al bar… inmediatamente.

Lo primero que vi al entrar al bar fue una inmensa pelota roja y blanca que, en apariencia, dormía sobre una de las mesas junto a una botella de ron. Un gorro con pompón y de los mismos colores, yacía a los pies del gordo. No resistí la tentación de saber si era de verdad y le tiré del pelo. La reacción no tardó en llegar:

– ¡Ey! ¿Qué carajo te pasa?
– Ese no es lenguaje para Papá Noel, aunque dudo mucho de que ese sea realmente tu nombre, vos tenés más cara de “Cacho” que de Santa Claus. ¿Qué pasa gordo? Mirá que los pibes todavía piensan que existís
– Y vos seguro que pensás que soy el jefe de la barra brava de Estudiantes de La Plata que sigo con los festejos del campeonato que le ganaron a Boca ¿no? Ese es uno de los problemas: los Reyes Magos están amparados por La Biblia, de mí dicen que soy un invento “marketinero” yanki y te digo algo: ¡Me harté!
– ¡Pero qué sensible que estamos!
– ¿Y qué querés? Si a Rodolfo, el reno que me secuestró el Pacha el año pasado y que más tarde largó porque le tomaba la cerveza, lo tengo internado en Alcohólicos Anónimos hace seis meses. El complot es demasiado grande
– ¿Y la botella de ron que te tomaste es para darle un buen ejemplo a Rodolfo?
– Es que en donde yo vivo hace demasiado frío
– Pero acá es verano y hace 40 grados
– Bueno… estemmm… Papá Noel es un animal de costumbre
¡Si… claro! Lo había olvidado. ¡Gordo dejate de joder, tomate un café y andá a sacarte fotos con los pibes que la calle es un kilombo por tu culpa
– Por mi culpa han pasado cosas aún peores
– Como por ejemplo…
– Yo fui quien le regaló a Bush su primer tanque de guerra de juguete
– Definitivamente… sos un pelotudo, no me des más ejemplos, con ese me sobra
– ¿Cómo iba a saberlo? A Bin Laden le regalé un avioncito a escala y, como habrás visto en la propaganda Mantecol, también le regalé su primer saxo a Pettinato…
– ¡Ya está! ¡Bastá! – interrumpí – Me imagino las atrocidades que habrás provocado, pero algo bien habrás hecho quiero suponer
– No se si es bueno, pero hubo un año en el que no llegué a tiempo a los comercios, lo único abierto que encontré fue una librería y no tuve más remedio que comprar biromes. Le regalé biromes a Borges, Cortázar, Arlt, Sábato, Bioy y un par más que ni me acuerdo. ¡Ah…! también le regalé una pelota a Diego y un cochecito de carreras a Fangio
– Ves que a veces vale la pena. Por otra parte: los que supervisan las cartas que los niños escriben son los padres y de eso no podés hacerte cargo. El padre de Bush también deja mucho que desear
– En eso tenés razón. ¿Es mucho el descontrol que hay afuera?
– ¡Inmenso! Todo el mundo te está esperando
– Pero me acaba de llegar un mensaje de texto que dice que el fotógrafo está internado
– ¡Vamos, las fotos las hago yo!

– ¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS! –

Fernando A. Narvaez

Posted in Bar del Duende, Historias | 29 Comments »

Incoherencias (VI)

Posted by Fernando Narvaez en diciembre 16, 2006

Cuatro días fueron los que pasaron desde aquel viernes en el cual, entré a la veterinaria con un perro mestizo de padre labrador negro y madre ovejero belga, y salí con una imitación barata de doberman, a mi fiel e inseparable compañero tuvieron que amputarle la cola por un tumor bien feo que le había salido. Hasta estoy pensando seriamente en comprar tintura marrón y teñirle las cejas y el hocico.

Decíamos… ambos dos, nosotros los dos, el y yo o yo y él (como prefieras) que, cuatro días fueron los que no pude dormir, esto se produjo por tener un “perro velador” del tamaño de una mesa ratona XL. Esto no sólo traumatiza al canino sino, en este caso, a mi yo mismo y a la familia habitante de mi hogar; es que el collar isabelino no impide solamente que Toby pegue sus 734 vueltas antes de acostarse, sino que ha permitido el hecho de que los muebles ya no estén en su sitio, fueron movidos para proporcionarle al can el diámetro preciso para su siesta.

Pero el tiempo que no se duerme, no necesariamente ha de ser tiempo perdido si se canaliza en pensar en cosas altamente placenteras. En mi caso EN VOS. Mientras pensaba me puse a pensar (no me importan las redundancias en la saga “Incoherencias”) en que hace demasiado tiempo que no necesito ningún tipo de quitapenas. Son cuatro días sin dormir y 15 meses soñando.

Un sueño en el que me sumergió tu cuore a fuerza de latidos. Un sueño en el que tus ojos, a impulsos de miradas me embadurnaron con tu savia. Un sueño en el que tu boca me bañó a estocadas directas por parte de tus sonrisas. Un sueño en el cual tus manos, a fuerza de caricias me pintaron de futuro. Y un sueño del cual, este perro de mierda me despierta porque quiere pasar con su campana clavándomela en la gamba.

Holly Holightly me espera para contarme de su “no hacerse cargo de nada” y yo no puedo mantener la luz prendida de la habitación para escucharla con los ojos bien abiertos, porque a Toby le molesta la luz y empieza su peregrinar “acampanado” y embrutecido chocando contra cada pared que se le aleja. La pregunta que me hago es la siguiente: ¿Qué hubiera sido de Truman si, al momento de conocer a Holly, hubiera tenido como amigo inseparable a Toby? ¿Hubieran podido desayunar en Tiffany’s? La respuesta es clara: ¡Ni en pedo!

Y el proyecto que se me cae a la cabeza arrojado por un mono de la raza de los mandriles mesopotámicos de la Patagonia y me doy cuenta, de que estamos a casi nada, de tener nuestra casa. Me acuerdo de la locura que me impulsó y que me hizo proponerte casamiento a 3 días de conocerte y, lo que es peor, la locura que te empujó a vos a responderme que si. Hoy se cumplen 15 meses de todo aquello y doy por seguro de que es la primera vez en mi vida que durante tanto tiempo no tuve una duda en relación a nada.

¡Cómo será esto del perro velador que hasta volvió Trompi! Pero volvió sólo para incordiar al perro. El muy turro agarra con la trompa los maníes de su plato y se los revolea al collar del perro emulando un aro de básquet y festejando por todo el living cada tiro de tres convertido. Pero el colmo de las maldades fue cuando succionando agua intentó ahogar al perro tirándole el agua en el velador. Con los peligros del agua y la electricidad ¡tuve que poner un límite!

Y un poco más de Incoherencias que para cerrar el año no vienen mal. El primer año que compartimos juntos de punta a punta a modo de prólogo del libro que será nuestra propia vida compartida y mi clásico momento de omitir las comas para decir todo junto o usareltecladoconlabarraespaciadorarotaparaotravezdecirtecuantoteamo y los sueños que se van cumpliendo y los proyectos en los cuales nos embarcamos y mi felicidad en tus manos y mi corazón dueño de emociones acompasadas entre sístoles y diástoles y las comas que siguen sin aparecer y un punto final que se dilata porque no me cabe en una sola hoja y mucho menos en un párrafo todo el sentimiento generado a cada segundo de los 38800000 segundos que ya llevamos juntos y que siguen contando quien sabe hasta cuando y que no me importa detener al igual me pasa con esto que escribo sin una jodida coma pero sí con un punto final que no tiene otro punto de ubicación que después del TE AMO.

Fernando A. Narvaez
Incoherencias Anteriores

Posted in Incoherencias, Salomé | 24 Comments »