MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Archive for 29 septiembre 2006

Mutación

Posted by Fernando Narvaez en septiembre 29, 2006

Y ahí andamos, y ahí nos quedamos, y por ahí seguimos y quien sabe si volveremos a mutar. Uno cambia y es inevitable. El constante inconformismo nos mantiene inquietos. Algunos buscamos mejorar día a día y pasamos por Flamingos, por Malditos Duendes, inventamos Anhedonias y terminamos siendo Héroes de Leyenda.

La búsqueda del constante crecimiento y de quién sabe qué tipo de hormigueo en el culo nos hace cambiarnos de ropa. Por lo menos ese es mi caso.

Pero hay una certeza entre tantas dudas aparentes, y es la de saber que nunca dejo de ser yo mismo y que desde hace poco más de un año soy un hombre mejor cada día, y eso está más que claro. Porque, por más que me ponga ropas distintas todos los días, más allá de los pseudónimos que me “autoidentifiquen” y por más que la crueldad que me asista sea todos los días renovada.; desde que Salomé decidió que iba a orientar su rumbo en la misma dirección que el mío, no sólo pasé a ser un mejor tipo cada día, sino que siempre soy yo mismo.

HDL

Posted in Salomé | 34 Comments »

Duda

Posted by Fernando Narvaez en septiembre 28, 2006

¿Quién puede saberlo? Tal vez, el Héroe de Leyenda sea la reencarnación o “reinvención” de un Maldito Duende.

 

HDL

Posted in Misceláneas | 22 Comments »

Lady Salo

Posted by Fernando Narvaez en septiembre 15, 2006

En un año descubrí­ que en el silencio,
se esconden gritos mudos, inaudibles y “atonales”,
que sucumben ante las palabras
jamás dichas, sino miradas.

En un año instalaste mi alma en mi cuerpo.
A fuerza de caricias, de amor, de pasión,
de besos y sonrisas, armaste el rompecabezas
que era yo mismo conmigo mismo.

Un año pasó desde que me miraste
por primera vez y me diste ese primer beso,
que, aún, siento en mis labios y
que revivo a cada segundo.

Hace un año me “re-pariste”,
amor y me devolviste una vida
que consideraba extraviada.

En este año gané esas batallas
que estaba acostumbrado a perder
a manos de mis predadores instintos carní­voros.

En un año aprendí­ a volar de tu mano
en un cielo de frutillas frescas.

En un año me devolviste la visión
de un futuro alentador
que promete absoluta felicidad.

En este año me mostraste que
las piedras del camino dejado atrás,
eran sólo hongos de un “flipper” que,
a puro golpe, me trajeron hasta vos.

Después de un año acá me quedo,
creciendo a tu lado, soñando de a dos.

Fernando A. Narvaez
Foto: Biopuritas

Posted in Salomé | 36 Comments »

Bar del Duende (III)

Posted by Fernando Narvaez en septiembre 12, 2006

Mesas y Laberintos

100 mesas y 400 sillas son una buena parte del mobiliario del bar. Mesas que están delicadamente diseñadas para que te sientas cómodo, no pasa por un diseño anatómico, sino que son mesas y sillas de amigos, de amores, de horrores, de llantos, de pudores, de risas y de ausencias compartidas.

Habían sido fabricadas en una carpintería de Villa Urquiza hacía 50 años. Las circunstancias que las llevaron al antro son un tanto sospechosas.

Cuando Raymi decidió inaugurar el bar buscó, por muchos tugurios, el tipo de mesa que más se acomodara al estilo de su bar. Fue en uno de esos tantos lugares que, al sentarse exhausto a la mesa de un local en La Paternal, ella le contó su historia.

Le habló de sus 99 hermanas y de sus 400 sillas aliadas, de su primer viaje en camión todas juntas, y de cómo con el correr de los años fueron siendo separadas, sin saber una, casi nada acerca de las otras.

Raymi supo al instante que, esas, eran sus mesas. La condición fue que, ellas sólo irían, si el vino se servía en los viejos pingüinos de sus años dorados. No hubo inconveniente en llevar a cabo su deseo. El problema se presentó con la novedad de que en ese sitio sólo existían 6 de la partida original y el Duende quería las 100.

Pero no hay nada que se proponga un Duende que no pueda llevarse a cabo. Recorrió la ciudad a lo ancho y a lo largo, llegó a viajar por todo el interior del país para conseguir datos que lo llevaran hasta sus mesas. La inauguración del bar se postergó cerca de un año, a causa de 10 mesas que estaban en un cabaret de Avellaneda que había sido clausurado por la policía.

Finalmente se juntaron las mesas. Si bien Raymi no podía volver al bosque del que había sido expulsado, contó con la incondicional complicidad de los duendes carpinteros que allí vivían para restaurar las mesas que se encontraban en peor estado.

Inaugurado el bar, pude sentarme a la misma mesa que le había susurrado su historia a Raymi. Me recibió y al instante me sentí encantado por ese ser cuadrúpedo de madera. Me contó entre sueños acerca de la necesidad, casi coreográfica, que tenía ese grupo de mesas de formar laberintos. Un viejo truco que habían aprendido en los bares de Parque Chas.

En dichos laberintos, nuestras mesas gozaban con el brillo efímero de los corazones que la vida se había encargado de opacar…

Fernando A. Narvaez

Pd: En Anhedonia existe un Fantasma. Click Aquí

Posted in Bar del Duende, Historias | 24 Comments »

Fantasma

Posted by Fernando Narvaez en septiembre 12, 2006

Seré un fantasma viviente
si tu ausencia se hace presente.

Fernando A. Narvaez
Ilustración: Luis Royo

Posted in Salomé | 31 Comments »