MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Pasión de Hincha

Posted by Fernando Narvaez en mayo 25, 2006

El DiegoPara July (que en unos días viaja a Alemania)

Los domingos, el tipo se levanta distinto. No existe otra cosa que no sea la pasión que le regaló el fútbol.

Amanece con la rapidez diligente para ir a comprar las facturas y los diarios de los cuales, extrae datos, estadísticas y tablas para nutrirse de probabilidades. Al llegar a su casa y mientras prepara el mate, va en busca de la calculadora para ordenar matemáticamente todos sus números.

Estudia la formación de su equipo y la del rival. Vigila atento la cantidad de amonestaciones que tiene el “Astro” del equipo al que enfrentarán la fecha siguiente y le reza a la “Virgen de las Amarillas” que haga aparecer una amarilla más si sólo le falta una para no jugar. Hace esto sin siquiera imaginar que, a lo mejor, su vecino está rezándole a la misma virgen la misma oración pero en relación a su propio “crack”.

Finalizado el mate prepara la indumentaria: camiseta del club, gorro al tono, bandera a modo de capa y, si hace frío, bufanda y guantes. Armadura que visten los hinchas más apasionados de todo el mundo.

Mientras se va terminando de cocinar el almuerzo el tipo sueña con la radio al oído sin escucharla. Sueña que es el arquero titular del equipo y que el campeonato se define por penales. Sólo falta un tiro, si él lo ataja su equipo se consagra Campeón.

Con el estadio repleto y enmudecido espera impaciente la orden del juez. Quiere que todo termine de una vez. El artillero del equipo contrario está dispuesto a fusilarlo. ¡Suena el silbato! El delantero comienza su carrera y él, que no se le mueve un pelo, muestra mucha seguridad de sí mismo mientras una gota de sudor helado le recorre la sien. El impacto es tremendo. Él se juega a un palo y a último momento, arrepentido, opta por el otro; justo al palo hacia el que va la pelota. Aunque siente la caída de su valla estira su brazo derecho y alcanza a rozar apenas el balón. “¡Demasiado tarde” – se dice mientras cae al suelo con los ojos cerrados pretendiendo evitar que sus lágrimas desilusionadas salgan a raudales; pero la pelota, cómplice y pícara, rebota en su cabeza y vuelve al punto del penal. El grito “¡Dale Campeón! ¡Dale Campeón!” de la tribuna lo mete en la cancha otra vez y ve a sus compañeros corriendo desesperados a abrazarlo. La pelota había pegado en el palo. Se levanta veloz y sale al encuentro del equipo…

En ese instante un escobazo en la mitad del pecho por parte de la esposa lo para en seco en el medio del living. No hubo manera de convence al juez de que la falta de su mujer era “Ley del último recurso”. El árbitro ni se inmutó. Las palabras de la mujer detienen cualquier protesta:

– ¡Menos mal que atajas! Si patearas penales tendríamos que ir a buscar al gato a Burzaco. – Cabe aclarar que viven en Saavedra – Y vení a comer así te vas de una vez que no te aguanto más.

Así pasa los instantes previos; termina la comida atragantado mientras se viste entre bocado y bocado. ¡Tiene que salir cuanto antes! No vaya a ser cosa de que se pierda el partido preliminar; de esa categoría puede salir el nuevo Maradona. Mirá si se lo pierde por dos fideos.

Una vez en el estadio el ritual es el siguiente: acaba de atragantarse con el almuerzo de su esposa, pero las hamburguesas grasosas no pueden dejarse pasar por alto. “¡Maestro! Do’ Paty y una coca! Al vigésimo grito el expendedor se entera de su existencia y le entrega su pedido con las manos sucias de grasa y de cientos de billetes y monedas que vaya a saber uno por qué lugares han andado y bajo qué circunstancias. Pero no importa, los rituales son los rituales.

La ubicación en la tribuna es la de siempre, o al menos el mismo sector; la gente de alrededor, también, es la misma de siempre. Cuestiones cabalísticas que la razón está muy lejos de comprender. Está todo listo y el partido en un rato comienza.

La radio pegada al oído escuchando la transmisión desde los vestuarios y desde otras canchas, comparte información con sus colegas y discute sobre el árbitro que dirige el encuentro y del cual no se olvida porque no les cobró un penal el 24 de junio de 1994 a las 16:43 hs. en cancha de River contra el equipo “tal” en el arco que da al Río de la Plata por culpa del juez de línea que cobro un fuera de juego que había quedado pendiente del mundial de Italia’90 y lo fue a cobrar justo cuando iban 24 minutos 46 segundos del segundo tiempo y su equipo perdía 3 a 2 con goles del “Moncho” Palacete en dos oportunidades y del “Rafa” Hernández para el rival y de “El Japonés” García y “Panfleto” Benítez que había hecho un gol desde 16,35 mts con una velocidad de 74 kms por hora para su equipo.

Una vez comenzado el partido todo cambia, se posee, grita, se calla, se abraza con desconocidos, discute con conocidos, llora, ríe, insulta y llega un punto en el cual, el resultado es lo de menos. Importa que el equipo gane, guste y, si puede, golee. Aunque si empata estamos hechos y si perdemos: “¡No me importa una mierdaaaa!

Sale del estadio en lenta caravana hacia algún punto donde encontrar un bondi que lo escupa cerca de la casa. Viaja con la oreja pegada a la radio escuchando una y otra vez la repetición del relato de los goles y, como es de esperarse, si su equipo ganó los vuelve a gritar; y si no, vuelve a soltar sus lágrimas. Lágrimas de macho. Lágrimas de hincha.

Hinchas de todas clases sociales se juntan en un mismo lugar: La Pasión por el fútbol. Y es que el fútbol es el deporte de ricos y de pobres, mal que le pese a unos pocos, por excelencia. Lo juegan los pibes en los potreros con pelotas de trapo y zapatillas cosidas o pegadas con cinta de embalar, y lo practican en los Countries los “chicos bien” con sus botines de suela de colchón de aire/electrónico/computarizado y con pelotas teledirigidas a distancia por controles remotos de última generación. Por algo los grandes jugadores salieron y salen de barrios carenciados. Si no mirálo a Tévez, a Riquelme, al mismísimo Maradona.

Está la parte política y económica del negocio, la sucia, la que le pone precios multimillonarios a las piernas de un jugador, la que compra árbitros. Temas de discusión de toda la semana que, para el hincha, se borran automáticamente cuando empieza a girar la pelota. El poder de los colores de la camiseta borra toda le porquería económica y televisiva.

El fútbol hace que madres, hijas, hermanas, abuelas, tías, mujeres en general; se olviden de sus fobias futbolísticas cada cuatro años. Cada vez que se juega un Mundial, el planeta entero gira alrededor de una pelota. Ni los Beatles lograron eso. Un gol de la Selección Argentina en un mundial proyecta hacia el espacio el grito más estruendoso que se haya escuchado jamás en esta tierra. Treinta y pico de millones de argentinos gritando al mismo tiempo: ¡Goooooooooool! Y los que dicen que aborrecen el mundial, los menos, yo sé que por lo bajo, aprietan el puño y dicen para adentro: “¡Vamos, carajo! Y si no es así no importa, tendrán que soportarnos.

2006 Mundial de Fútbol en Alemania. ¡AGUANTE ARGENTINA, CARAJO!

Fernando A. Narvaez

Nota acerca de Kike: Como novedad, esta vez, se ha abierto el “Blog de Kike” la dirección es http://blogdekike.wordpress.com y el feed del sitio: http://blogdekike.wordpress.com/feed/

Anuncios

17 comentarios to “Pasión de Hincha”

  1. Eva said

    Ummmmmm….Mi no entender de futbol… lo siento…

    Besitos!

  2. SheLy said

    Hoy me saco la camiseta de Boca Juniors y lo abrazo gritando:
    Vamos Argentina!!!

    Besotes.

  3. jorge said

    Bueno, te aseguro que no sólo los argentinos van a gritar los goles de tu selección, desde acá muchos también lo van a hacer.

    abrazos

  4. pablo said

    llego al estadio. no tengo un lugar preferido. antes , por cabala, me sentaba en un lugar determinado, pero por lógica de cabala la repetía cuando ganábamos, cosa que no se dio muy seguido en una época, así que ahora me siento donde sea, donde me nazca en el momento. quizás lo haga por cabala.
    el partido comienza y a los cinco minutos una primera aproximacion al arco visitante. el ruso, demostrando que si sabe con la pelota, se saca a dos en trescuartoscancha. amaga pasársela al lateral que va por derecha como sin pensar en el partido, pero no, se atreve y patea al arco. el arquero no se dejo engañar. se anticipo y tomo la pelota con sus dos manos y la hizo botar en un gesto leve de soberbia.
    y eso fue todo.
    si, eso fue todo.
    un amargo ceroacero
    el dia nublado, pequeñas gotas de insinuada lluvia y ningun grito de gol.
    lo que es peor, poco espiritu.
    parecian empeñados en disputar eternamente un balon para luego perderlo tontamente.
    si tanto lo quieren por que no hacen algo bueno con el?
    ya van cinco partidos sin goles este año.

    pero estoy seguro, el proximo partido de visita retomamos el tranco, y a fuerza de buen futbol alegraremos estas tristes tardes de domingo.
    aca estare para verlo.

  5. Ç said

    La verdad es que no entiendo ni “jota” de futbol pero espero que los dos hombres de la casa (mi marido y mi hijo) me ayuden a entender algo….igual desde mi lugarcito VIVA ARGENTINA CARAJO!

  6. Julieta said

    Hace algunos días que se empezo a notar eso de que falta poquito para el mudial… ya me había olvidado lo especiales que se vuelven esos días…

    la depresión que nos agarra cuando se van es…

    besote!

  7. July! said

    Hola… muy buen relato me ENCANTO!…como hincha del fútbol en general y como fanática de RACING (no puedo despegarme de la inparcialidad por más que lo intenté como futura periodista), me sentí identificada. Esos sentimientos antes, durante, y despúes de cada partido, sea un Mundial, un campeonato e incluso el torneo de verano, son indescriptibles, sin embargo lograste que cada palabra me llegue…

    Por último me queda darte las gracias por dedicarme el cuento!…me alegró muchísimo.
    Ya falta poco…no te imaginas mi estado!

    Un Beso y… VAMO`ARGENTINA!!!!

  8. Thiago said

    Yo no soporto a Maradona. Perdoname. Paso.

  9. Emma said

    Qué linda historia futbolera Don Duendeeeee!!!!
    Y muy apropiada para este estado pre-mundialista que nos envuelve.
    Ok, yo se lo admito. Si bien no soy fanática de nadie, una cosa que nunca hice y que me gustaría hacer: ir a la cancha =)

    Un beso, Duende! Y Aguante Argentina!

  10. EVA: Tampoco es obligación. No se sienta mal. BESOS

    SHELY: ¡Ey! No diga palabrotas en mi blog, eh!BESAZO

    JORGE: Gracias mil. Creo que de muchos lados vamos a gritar muchos goles de distintas selecciones (según conveniencia de fixture) ¿Quién no va a gritar un gol en contra de Brasil? 😉

    PABLO: Y es así, la próxima vez iremos a la cancha con las esperanzas renovadas de ver buen fútbol. ABRAZÓN

  11. Ç: Sólo tiene que dejarse llevar por la pasión de la Celeste y Blanca. BESOTAZO

    JULIETA: Yo ya tengo todo el circo preparado, bandera, gorro, camisetas (varias), cornetas y seguimos sumando. BESAZO

    JULY: Ha sido un placer escribirlo para usted. BESOS

    THIAGO: Ese es un problema, no es la foto de Maradona en sí, que uno puede estar de acuerdo o no con su vida privada, pero no puede negarlo como mejor jugador del planeta de todos los tiempos. A mí me pasa con Maradona que no comparto muchas cosas, pero es el último tipo que hizo sonreír a mi viejo antes de su muerte, con aquel gol a los ingleses. Pasa que usted era muy pequeño o no había nacida, lo que generaba el con la celeste y blanca era indescriptible. Pero no es la foto del Diego la que está ahí, es la copa en alto en manos de uno que tiene la camiseta argentina. Va más allá de un nombre.
    Por último. Maradona no juega este Mundial. Con lo cual no hay que preocuparse. SALUD

    EMMA: Cuando quiera me dice y vamos juntos. Es una experiencia soberbia. BESOTE

  12. bobCaT said

    Don Duende, yo lo siento pero tenga claro que este año la Copa se queda en Europa q hasta riman y todo, y nada me extraña si se queda en España, jojoj, España! España! este año vais flipar todos que Raul ya no juega! Olé!
    jeje
    sin rencores, por cierto muy bueno el texto, aki “na miña terra” tambien se vive mucha fiebre de futbol! No le damos al mate pero nuestras cervecitas no nos la quita ni Dios (maradona), jeje.
    Un saludo!!!

  13. eyrenne said

    Tienes mucha razon con eso de las mujeres, aunque hay aficionadas de corazon … aquellas quienes usualmente no nos sentamos a ver un partido regular completo cada cuatro años nos ponemos la camiseta y vitoreamos a nuestro favorito. Por supuesto para mi que es México aunque siendo realista debo decir que no ganaria pero espero tenga un decoroso lugar.

    Besote duende!

  14. malena said

    Me encanta el futbol no sólo por el mundial, he jugado en un equipo que armamos en la UBA/Diseño Aquitectura (obvio de mujeres), y hemos gritado, sudado la camiseta. A veces voy con mis hermanos a ver a River!!! Así que ahora a ponerse la camiseta y DALE DALE ARGENTINAAAAAAAAAA!!

    Besos futboleros..

  15. BOBCAT: Pero sin duda que el fútbol se vive así y más en éstas épocas. En cuanto a la Copa en Europa… mientras no la gane Brasil (me tiene harto) estará más que bien- ABRAZÓN

    EYRENNE: ¿Y por qué no ganaría México? Esto es distinto a todo. ¿Quién hubiera dicho que Argentina en el 2002 se hubiera vuelto en 1ª Ronda? Nunca se sabe. BESOTÓN

    MALENA: Andaba necesitando un 2 pa’l equipo laboral ¿Se prende? BESOTAZO

  16. Romau said

    Largo, pero aplica justo…
    CARTA ABIERTA A MI MUJER

    Mi amor:

    1) Del 9 de junio al 9 de julio, leé la sección deportiva del Mundial para que tengas tema de conversación. Si no lo hacés, no te extrañes de que no te de bola.
    2) Durante el Mundial la tele es mía, a todas horas, sin excepción. El
    control… ni lo mires y menos se te ocurra tocarlo.
    3) Si tenés que pasar frente a la tele durante un partido no me importa, siempre y cuando lo hagas gateando y sin distraerme.
    4) Durante los partidos estoy sordo y ciego. No esperes que te oiga, que abra la puerta, conteste el teléfono o levante al nene que se cayó de la planta alta. Nada.
    5) Sería bueno que siempre tenga cervezas en la heladera, bocaditos en abundancia y le sonrías a mis amigos que llegan a ver el fútbol. En agradecimiento, te dejaré ver tele de 6 a 6.30 de la mañana (siempre y cuando no haya en ninguno de los 83 canales la repetición de algún partido).
    6) Por favor, si me ves molesto porque Argentina va perdiendo no me digas “no es para tanto” o “en el siguiente seguro ganamos” : harás que me moleste más.
    7) Podés sentarte a ver un partido conmigo y podés hablarme en el
    entretiempo, pero sólo en los comerciales. Tampoco abuses, dije UN partido.
    8) Las repeticiones de los goles son muy importantes. No importa si ya los ví o no: los quiero ver de nuevo, muchas veces.
    9) Que no se le ocurra a ninguna de tus amigotas bautizar a su hijo, cumplir años, hacer una primera comunión ni llegar a morirse durante el mundial… porque:
    a) No iré.
    b) No iré.
    c) No iré.
    d) NO IRÉ.
    10) Si un amigo nos invita un domingo a ver el fútbol (¡qué gran
    invitación!), iremos sin duda.
    11) Los resúmenes de la jornada mundialista durante la noche son tan importantes como los partidos mismos; ni se te ocurra pensar en decir ” Pero si eso ya lo viste, ¿por qué no cambias?”.
    12) Es posible que durante el tiempo que dure el Mundial no me bañe ni me afeite y en consecuencia alrededor mio huela a jaula de oso. Recuerda que vos a veces olés a pescado y yo no digo nada.
    13) Costa de Marfil, Trinidad y Tobago, y Serbia y Montenegro no son tiendas de ropa como Gath & Chavez o El Corte Inglés. Son países cuyas selecciones juegan el Mundial y cuyos partidos tambien me interesa ver aunque sea la primera vez que escuches hablar de ellos.
    14) Te voy adelantando que: “Drogba” NO es el nombre de un nuevo alcaloide; “Tierry Henry” NO es un perfume; “Wyne Roon ey” NO es el dueño de Rintintín, ni “Heinze” es una marca de Ketchup. Cuando escuches algún nombre o palabra que desconozcas no tendré ningún problema en explicarte su significado siempre y cuando lo hayas anotado en alguna página de tu cuaderno de recetas y me lo consultes despúes de 60 días de haber finalizado el mundial.
    15) Finalmente, ahórrate expresiones como “¡Qué bueno que el Mundial es cada 4 años!” porque estoy inmunizado contra palabras necias. Porque además, luego viene la Champions, la Copa América, El Apertura, El Clausura, Liga Española, El Catenaccio, La liga Inglesa, la Libertadores, el Sub 20, la Sudamericana, el Sub 17, etc, etc, etc…
    16) De llegar Argentina a ganar el Mundial: Desapareceré durante dos días, tiempo suficiente para empedarme con mis amigos y festejar. Al volver a casa, tendré derecho a disponer nuevamente del TV durante 30 días para volver a revivir cada segundo de tremendo logro. De quedar eliminada Argentina: Tendrás a disposición el control y la TV durante unos 60 días. Tiempo de duelo suficiente. (Obviamente después de la finalización del Mundial; ya que una vez eliminados voy a hacer fuerza hasta el final por el equipo más débil que quede.)

    OK?, ¿Entendido?, ¿Cappicci?, Do you understand?, Isquiri voche Naniastka?

    simplificado : NO ME ROMPAS LAS PELOTAS !

    Te quiere

    Tu marido

  17. ROMAU: ¡CLAP CLAP CLAP! (y de pie) ABRAZÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: