MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Amalia

Posted by Fernando Narvaez en diciembre 5, 2005

Es el día de hoy, que a Amalia, esos dos días de su vida no se los puede borrar de la memoria, el corazón y el alma.

Habían cruzado sus miradas casi de casualidad en el puerto de frutos. Ella contaba con 20 años y él era un marinero europeo. Si bien ella no conocía el idioma le bastaba con su mirada y con escasas tres horas para entender el lenguaje de su piel. Dos días faltaban para que él se embarcase nuevamente quién sabe rumbo a qué puerto. Se amaron intensamente y ella conoció el amor de una vez y de un tirón. Sus cuerpos se fundieron en uno durante aquellos días que, al momento de comenzarlos eran interminables, pero como todas las grandes historias de la vida, se terminaron en el momento menos esperado.
El marinero se embarcó nuevamente con la promesa: "Vendré a buscarte o a quedarme."

Y ella esperó. Lo esperó al punto de postergar sus sueños y su vida por su inagotable espera. Con el tiempo le llegó sólo una foto de ambos que el marino había sacado con una cámara prestada. La foto ajada, amarillenta y vieja es el único bien material que le quedó de aquel amor intenso y fugaz.

Ríos de aguas saladas inundaron su mundo, el tuyo y el nuestro, sin que ninguno de nosotros nos diéramos cuenta. Lloró en silencio y sus lágrimas aún nos mojan los pies.
Durante mucho tiempo odió. Lo odió con toda su alma y de la manera que sólo puede odiar un corazón colmado de amor. Jamás la escuché decir una mala palabra, pero estoy seguro que su odio hubiera logrado sacarle un : "¡Hijo de puta, te odio!" mientras lo abrazaba con lágrimas en los ojos.
El marinero jamás volvió, pero consiguió llevarse de esta parte del planeta uno de los corazones más puros que existen sobre la tierra.

Con el tiempo Amalia se casó tratando de olvidar aquellos días, pero el amor, caprichoso y cruel, se empecinó en no permitirle el olvido. Dió todo por su marido y sus hijos, pero su esposo nunca fue dueño absoluto del corazón de su señora. Vivió en la ignorancia de que su mujer no era tal sino sólo su esposa. De hecho no hubiera logrado jamás su corazón porque nunca supo que ella lo tenía en Dios sabe qué puerto del planeta.

Buscó información de aquel marino, pero no estaba segura de recordar su nombre. Sólo tenía esa foto y siempre encontró como respuesta: "Podría ser cualquiera de nosotros que andamos por todas partes del mundo."

Cuando falleció su marido, la hija mayor la encontró sentada en una silla llorando y mirando aquella foto testigo de su amor. Luego de contarle la historia y de hacerle saber a la hija de todo lo culpable que se sentía por no haber sido plenamente de su marido, su hija le dijo: "Papá se fue de este mundo siendo muy feliz, no estés mal, el siempre te creyó suya."

Hoy Amalia cumple 80 años, y no olvida ese amor, pero ya no llora, sabe que al menos dos días en su vida fue feliz y que esos dos días fueron los que le enseñaron la verdadera existencia del amor. En ese tiempo se enteró que el amor es palpable y que sobre todo se puede vivir.

Amalia. ¡Feliz Cumpleaños!

Fernando A. Narvaez
Arreglos y Producción: Gons

Anuncios

21 comentarios to “Amalia”

  1. Bohemia said

    Wow, que intensa historia…el amor marca para siempre, da igual cuanto dure una historia, mientras allá amor dejará huella…

  2. Gons! said

    Hermano… como siempre la historia refleja huellas en el corazón. Cada palabra, cada pincelada que marcás el escrito invita a volar e imaginar la escena, los personajes, hasta sentir el olor a mar que incita a soñar…

    ¿Será que debemos buscar en nuestro armario de recuerdos un pedacito de esta historia? Mmmm… yo creo que sí.

    Abrazo sureño.

  3. Bueno, qué decir… Realmente me llama demasiado la atención el cómo realizas historias tan fascinantes.. Me pregunto si te inspirarás en historias reales, o en lo que tu prodigiosa imaginación te dicta… Esta historia tierna, me hizo recordar un poco la historia del Titanic… y ese amor furtivo que tuvieron los personajes de esta obra.

    Pero lo que realmente me llegó hasta los huesos, fue la frase: “… como todas las grandes historias en la vida, se terminaron en el momento menos esperado…” esas palabras, cortaron como cuchillos el silencio que había a mi alrededor mientras hipnotizada te leía, y al llegar a esa frase, sencilla pero eterna y verdadera, sentí algo, que no puedo expresar… recuerdos del pasado, que no han dejado de doler…

    Gracias por escribir cosas tan bellas, pero no te agradezco el dolor que me hiciste sentir, aunque reconozco que es un dolor que no hubiese podido evitar…

    Un abrazo.

  4. PAME said

    amigo…muy bueno amigo…muy triste…pero me gusto…nose q decir…tengo una nube en mi cabeza q interfiere mis pensamisntos..:S OUCH!!!…ah!..en el anteúltimo párrafo te comoste la A en verdaderA…besotesss!!!!

  5. El Enigma said

    … al menos conocio el amor.

    Saludos

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

  6. Lorena said

    Me quedo con este último comentario…, al menos conoció el amor….

    Podrá haber en la vida algo más maravilloso?????.

    Salud!

  7. Emma said

    Don Duende! Ya no sé qué escribirle! Mis comments deben ser un calco uno del otro:
    Qué linda historia? Qué bien que escribe? Espero su próximo relato?
    Creo que ya se lo dije todo, y no por eso deja de ser cierto.
    Y se lo voy a seguir repitiendo…
    Adhiero a mis predecesoras: …al menos conoció el amor…

    Saludos! Nos estamos leyendo!

  8. Me vino a la mente la canción de “El muelle de San Blas”, hay historias de amor tan intensas pero a su vez tan efímeras que solamente quienes las viven son capaces de entenderlas.
    Un aplauso por su relato, Amalia debe ser una mujer excepcional.
    Y de todo el relato me quedo con esta frase que me marcó: “Lo odió con toda su alma y de la manera que sólo puede odiar un corazón colmado de amor”
    ¿Quién no ha odiado con tanto amor?

  9. Albus said

    Es hermoso, quién es Amalia???

  10. Habrá que Animarse said

    Duende nada maldito!!!! Es intensa, es triste, es el amor, es la alegria, es, como siempre siempre digo, las emociones todas unidas en tus escritos.
    Aplausos, de pie.

  11. Tam said

    No me llamo Amalia…..
    Pero quisiera decir: La reputisima madre con esos amores que te dan vuelta la vida!, y no lo hago….
    Tu historia, mas que cuento es la realidad con patas….
    Fuera de todooooooo lo que me llego a la medula…Ud me hace poner los ojos brillosos cuando leo…con comas o sin ellas…
    Y no me diga qeu me faltan lentes…o Ok Claro! porque dentro de poco vuelvo y la liga
    Un abrazo nene

  12. Sebastián said

    Que impresionante historia. Lo que más me gustó fue el modo del relato… suave… marino… uno se deja llevar docil.
    Feliz cumpleaños Amalia…
    Hasta pude escuchar luego de esa frase, las sirenas de algún barco que no traerían a su marino…

  13. Maura_ said

    Gracias por este relato precioso.
    Que me ha dejado tantas sensaciones en la piel.
    Un beso.

  14. BOHEMIA: Usted puso la palabra indicada: “Intensidad” BESOS

    GONS: Todo es huellas en el corazón, ¡Sensei Gons! ABRAZÓN

    ANONYMOUS: Y sí… ha de tener algo de “Titanic” y por qué no, de “Los Puentes de Madison”
    Las historias están dando vueltas todo el tiempo, uno puede cambiar nombres o situaciones pero no inventa nada, quizás también uno le puede dar un toque distinto que lo hacen más de uno, pero no hay nada nuevo en lo que cuento. Gracias por pasar y le dejo un BESO

    PAME: Ya lo arreglé pero lamento decirle que han llegado vía mail antes que usted. Gracias por corregirme siempre. BESOTES

    ENIGMA: Al menos lo conoció… Saludos para usted también

    LORENA: Definitivamente ¡NO! Nada más maravilloso. En sus distintas formas es lo más grande que existe, es lo que nos mueve. BESO

    EMMA: Y si le digo que yo tampoco sé qué escribir de acá en más, usted qué me dice. GRACIAS POR VENIR SIEMPRE

    SUSANNCASTILLO: Tiene, además, algo de la “Penélope” de Joan Manuel Serrat, no he escrito nada nuevo por cierto. BESO y gracias por pasar

    ALBUS: Gracias por lo que dice y, la verdad, Amalia podría ser cualquier abuela que camine por cualquier barrio, incluso por el tuyo. ABRAZÓN

    HABRÁ QUE ANIMARSE: ¡Bienvenida! se la extrañaba, pero siéntese que esto… recién empieza. BESOTES

    TAM: Tampoco tiene 80 años, no me exagere quiere. ¡OK! BESOS DIOSA

    SEBASTIAN: Bienvenido a mi rincón internáutico. Gracias por los conceptos en relación al relato. Me halaga. ABRAZÓN y ya pasaré por su blog

    MAURA_: Gracias a usted por seguir insistiendo en venir y por su sensibilidad. BESORROTAZO

  15. ideas said

    Hay momentos que viviran cientos de años en nuestra memoria..

  16. Guadalupe said

    Duendecito….como siempre sublime su historia.
    Mas Amalias de las que podemos creer existen, en puertos o en pueblitos al pie de la montaña, siempre hay alguien que espera por el unico y verdadero amor….y siempre hay quien olvida que pudo ser feliz con quien tanto amor ofrecio.
    Me toco hondamente, reconoci esas ganas de putear que llevo dentro, aunque ya no lo espero, odio tan profundamente como amo conozco ese sentimiento.
    BESO ESPERANZADO

  17. Pierre said

    Muy buena historia.. Pero creo que no se puede esperar por amor, no se pueden postergar los sueños de uno por alguien.

  18. _millaray_ said

    Una historia muy conmovedora…en la vida hay amores amores que nunca pueden olvidarse…así dice la canción y en algunos casos así debe ser.
    Mi beso de siempre y mi disculpe la tardanza:)

  19. […] Para esa mujer de algo más de 80 años había sido un día normal. El mismo dolor de hace más de 6 décadas, la misma ilusión que la daba el saberse completa por la certeza que le daba el haber amado, aunque tan sólo hubiera sido por un par de días. […]

  20. Héroe de Leyenda said

    _MILLARAY_: ¿Cuál tardanza? Usted a mi casa puede venir cuando guste, no tiene que pedir permiso ni disculparse. BESORROTAZO

  21. Tierra said

    Vivir de aquella ilusion que nos devuelve la vida!!! claro, totalmente de acuerdo…
    besos de tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: