MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Ese Segundo

Posted by Fernando Narvaez en julio 27, 2005

La película de mi vida se proyectó por un segundo en mi mente. Siempre me dijeron que antes de la muerte era así. Veo imágenes en blanco y negro, escenas que simulan estar escapadas de un film de Charles Chaplin. Ojalá fueran polaroids, instantáneas sin movimiento; pero no es así, se mueven, me hablan y no me escuchan. Me siento y me reconozco mudo. ¿Cuándo terminará este segundo?

Veo a mi padre llegar a casa despotricando contra el chofer del colectivo y le pregunto ¿Por qué no te compras el auto? Porque tu padre es el que tiene plata el mío nunca tuvo , me responde.

Veo que voy junto con mi hermano en su 4×4 a buscar mi camioneta nueva. Salíamos del Club de Campo. Más tarde volveríamos al Country para terminar de organizar la fiesta a la que habíamos invitado a trescientas personas. ¡Teníamos contratado al mejor DJ! ¿Dónde estará mi hermano ahora?

En ese segundo veo a los chicos del club cuando nos juntábamos a tomar algo después de jugar algún partido, planificando nuestro siguiente fin de semana en la costa. Los viajes los hacíamos, en el peor de los casos, dos veces al mes. Punta del Este, Pinamar, Mar del Plata. En este momento, también veo las temporadas enteras que nos pasábamos en Las Leñas o Bariloche durante las vacaciones de invierno. ¿Dónde estarán mis amigos, hoy?

En este segundo se me aparece mi madre cuando subió al escenario a recibir mis diplomas, primero el de Bachiller contable y después el de Contador Público. Siempre me dijeron que estudie, que no era necesario trabajar. Mis viejos siempre nos dieron todo, teníamos todo lo que queríamos y lo que no, también. Fuimos muy felices (¿?)

Lo vuelvo a ver al viejo cuando me entregó las llaves de la oficina que me había comprado para que trabajara de contador, ya la había acondicionado completamente. Habían pasado dos meses de haberme recibido y no tenía ninguna experiencia. Pero que ni sueñen que trabajaría, contraté a los dos mejores egresados de mi curso, una secretaria y, mientras yo jugaba al tenis ellos hacían mi trabajo por un sueldo poco mejor de lo normal. Los contactos y los amigos de mi viejo fueron mis clientes, el estudio le llevaba la contabilidad a todos ellos. Fui amo y señor de mi propio reino. Y ahora, en este segundo ¿Dónde quedó todo aquello?

Me vuelvo a ver a los 18 años lavando el auto. Los sábados que no estábamos de viaje siempre era la ocasión de ir a bailar. Lo primero que hacía era invitar a todo el mundo a beber gratis, las mujeres caían a mis pies. Los hombres, por mi éxito con las mujeres, se arrodillaban al verme pasar, era una especie de Mesías, la gloria me acompañaba con su aroma por donde pisara. ¿Dónde está la Gloria en este momento? ¿Tan poco tiempo podía durar? Y las mujeres, ¿dónde quedaron?

La veo a Claudia, en este segundo que sigue existiendo, llorando por encontrarme todo el tiempo con una mujer distinta, siempre la traté de idiota ¿por amarme? La usé y no me importó nunca su cariño aunque me casé con ella. Cuándo nació Luz, la madre y ella estaban hermosas. Claudia le daba de mamar y ella se prendía a la teta bebiendo vida.

No pude con mi genio y a los 15 días me encontraron borracho en un club de campo con dos mujeres. Debido a ser una persona reconocida salí en todos los diarios. Mi mujer no pudo resistirlo y decidió dejarme ésta vez, como no lo había hecho nunca, dejarme. La maternidad le dio la fuerza necesaria para valerse por ella y por Luz.

En este segundo me adivino en Punta del Este pasando una temporada y escuchando el timbre del teléfono. Era mi vieja avisándome que mi padre estaba muy enfermo, En unos días vuelvo, le dije mientras tomaba un champagne, Tu padre está muy grave, dijo ella llorando, No le va a pasar nada, la semana que viene estoy ahí.

A los dos días volví a escuchar el teléfono, nuevamente mi madre, mi viejo había muerto, Ya no puedo hacer nada, dije y me quedé en Punta 20 días más. ¿Dónde estará mi madre ahora?

En este segundo la escucho a Luz, con sus casi diez años, pidiéndome que la vaya a ver bailar. Había estudiado danzas y se presentaba en un teatro. No puedo, hija, tengo una reunión en Puerto Madero con unos empresarios, si todo va bien te llevo a Disney World. ¡Ya fuimos cuatro veces! gritó, Quiero que me veas bailar. ¡No puedo y Punto! ¿Dónde esta mi hija en este segundo?

En este segundo me doy cuenta que nadie me robó el cariño de mi hija, sino que lo dejé escapar por mi ambición.

En este segundo la escucho a Luz llamando papá al empleado de panadería que se casó con Claudia. Tal vez él la haya querido realmente como un padre, el mismo que no encontró en mí. Quizás haya sido el mejor marido para Claudia, pero aunque no pueda pensar eso ¡Bien muerto está!

Siempre me dijeron que antes de la muerte era así, la película de tu vida se te pasa casi completa en ese segundo por la cabeza. Finalmente creo que este segundo llega a su fin, el segundo más largo de mi vida y, seguramente, de mi muerte. Escucho la voz del juez diciendo mi nombre y…

“… queda condenado a la pena de reclusión perpetua”

Y estoy solo con mi segundo. Ni mis abogados quisieron defenderme. Abro los ojos y lo único que me acompaña es la masa con la que le partí el cráneo al empleado de la panadería. Otro segundo fatal que me acompañará por el resto de mis días.

Lo tuve todo, no me había faltado nada, tuve lo que quise y más de lo que me hubiera imaginado. En este segundo de soledad que durará el resto de mis días creo que hasta pude haber tenido amor.

¿De qué me sirvió?

Fernando A. Narvaez
Basado en “Una canción triste” de Enrique Bunbury

Anuncios

15 comentarios to “Ese Segundo”

  1. Ambar said

    Bueno, me toca abrir los comentarios hoy, justo hoy que mi objetividad está seriamente afectada.
    Esto está muy bueno.
    Pobres lo seres que tengan ese último segundo!!!!.
    Estoy segura que el mío no va a ser, y sin pecar de atrevida, ya aclaré que no soy objetiva hoy, creo que el tuyo tampoco.
    Y aunque no viene al comentario, pero si viene muy al caso:

    Hoy gracias a vos y por primera vez que recuerde en mi vida ( por lo menos por estos motivos), soy muy feliz.
    Te quiero mucho, te quiero siempre….te quiero

  2. Romau said

    Me sorprendes con cada linea…
    Muy bueno flaco, prometo ponerme al día con los textos anteriores y seré lo crudo que sea necesario.
    Abrazo.-

  3. Dark Rusa said

    Buenisimo Fer, giramos completamente de “estilo” llamelo como se le cante…..y lo cantó de perlas, negras por cierto, por el tono de lo relatado, muy buen ritmo .por un momento con La Claudia me alucine a un vecino famoso….Y si El Diego.. pero no hay muchos Diegos anonimos que tienen todo y no tienen nada….
    Vos tenes todo……curtilo(traducciondel portugues:disfrutalo)
    Yo me voy a hacer uno locura y vuelvo…..
    Adelante con los faroles querido Flaminguista!!!!!!!!
    Abrazote

  4. Dark Rusa said

    autocorrección!!!!!!!!!

    pero Hay muchos Diegos, Juanes, etc… anonimos que tienen todo y no tienen nada….

  5. Cecilia said

    Yo pienso que: si le sirvió para ser mejor persona valió la pena; si se dio cuenta de lo esencial e importante para usted, valio la pena. Y si es feliz, desde ya.
    Un beso.

    Pd: Acertó, soy exagerada, pero ¿sabe pq? Pq las cosas buenas me parece que son dignas de destacar aunque , pueda fallar mi apreciación.

  6. syqnus said

    no hay nada mas real que este texto. Siempre buscamos más de lo que tenemos. Yo no puedo más.

  7. Dark Rusa said

    Otra vez molestando por su casa…..
    Vengo aqui a musicalizarle el post…esta cancion esta hecha a medida para sus palabras…esperon las disfruten…Beshos

    ” Más de cien mentiras ”
    (J.Sabina / Asúa)

    Tenemos memoria, tenemos amigos,
    Tenemos los trenes, la risa, los bares,
    Tenemos la duda y la fe, sumo y sigo,
    Tenemos moteles, garitos, altares.
    Tenemos urgencias, amores que matan,
    Tenemos silencio, tabaco, razones,
    Tenemos Venecia, tenemos Manhattan,
    Tenemos cenizas de revoluciones.
    Tenemos zapatos, orgullo, presente,
    Tenemos costumbres, pudores, jadeos,
    Tenemos la boca, la lengua, los dientes,
    Saliva, cinismo, locura, deseo.
    Tenemos el sexo y el rock y la droga,
    Los pies en el barrio y el grito en el cielo,
    Tenemos Quintero, León y Quiroga,
    Y un “bisnes” pendiente con Pedro Botero.
    Más de cien palabras, más de cien motivos
    Para no cortarse de un tajo las venas,
    Más de cien pupilas donde vernos vivos,
    Más de cien mentiras que valen la pena.
    Tenemos un as escondido en la manga,
    Tenemos nostalgia, piedad, insolencia,
    Monjas de Fellini, curas de Berlanga,
    Veneno, resaca, perfume, violencia.
    Tenemos un techo con libros y besos,
    Tenemos el morbo, los celos, la sangre,
    Tenemos la niebla metida en los huesos,
    Tenemos el lujo de no tener hambre.
    Tenemos talones de Aquiles sin fondos,
    Ropa de domingo, ninguna bandera,
    Nubes de verano, guerras de Macondo,
    Setas en noviembre, fiebre en primavera.
    Glorietas, revistas, zaguanes, pistolas,
    “qué importa”, “lo siento”, “hasta siempre”, “te quiero”,
    hinchas del Atletí, gangsters de Coppola,
    verónica y cuarto de Curro Romero.
    Más de cien palabras, más de cien motivos
    Para no cortarse de un tajo las venas,
    Más de cien pupilas donde vernos vivos,
    Más de cien mentiras que valen la pena.
    Tenemos el mal de la melancolía,
    La sed y la rabia, el ruido y las nueces,
    Tenemos el agua y, dos veces al día,
    El santo milagro del pan y los peces.
    Tenemos Lolítas, tenemos donjuanes;
    Lennon y McCartney, Gardel y LePera;
    Tenemos horóscopos, Biblias, Coranes,
    Ramblas en la luna, vírgenes de cera.
    Tenemos naufragios soñados en playas
    De islotes sin nombre ni ley ni rutina,
    Tenemos heridas, tenemos medallas,
    Laureles de gloria, coronas de espinas.
    Más de cien palabras, más de cien motivos
    Para no cortarse de un tajo las venas,
    Más de cien pupilas donde vernos vivos,
    Más de cien mentiras que valen la pena.
    Tenemos caprichos, muñecas hinchables,
    Ángeles caídos, barquitos de vela,
    Pobres exquisitos, ricos miserables,
    Ratoncitos Pérez, dolores de muelas.
    Tenemos proyectos que se marchitaron,
    Crímenes perfectos que no cometimos,
    Retratos de novias que nos olvidaron
    Y un alma en oferta que nunca vendimos.
    Tenemos poetas, colgados, canallas,
    Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma,
    Abuelos que siempre ganaban batallas,
    Caminos que nunca llevaban a Roma.
    Más de cien palabras, más de cien motivos
    Para no cortarse de un tajo las venas,
    Más de cien pupilas donde vernos vivos,
    Más de cien mentiras que valen la pena.

  8. BioPuritas said

    lo que vos escribis, cada dia me gusta MAS!!! este texto es INCREIBLE!

  9. Dominichi said

    Está basado en alguno de mis clientes??….Si llevas el texto al cine…te tengo una parva de posibles protagonistas…pasate x la salida del “Belgrano High Schooll…o quedate 5′ acá en el mostrador…Muy bueno!!..Lástima que siempre es tarde…

    P.D.: Me mandaste saludos c/Dolina??

  10. noemi said

    Tenemos todo, se nos escapa cada segundo, casi nunca tenemos la habilidad de darnos cuenta.
    Precioso.

  11. Eduardo said

    Señor Flamingo: le cuento que disfruté leyendo este cuento. Y de alguna manera, el tema de revivir en un segundo lo que ha sido en una vida, me trajo a la mente algunos cuentos de Borges. ¿Quién más?
    Le cuento que, de alguna manera emparentado con su cuento, hasta he pensado en escribir un relato sobre los últimos momentos de vida de un posible represor, de un militar arrepentido, una especie de Deutsches Requiem Borgeano. Me ha inspirado, ahora veré si puedo escribirlo.

    Más allá de todo esto, me alegra saber que la señorita Oriental ha sido feliz en estos días; y vos (cambio mi forma de tratarte) sos la causa. Si esto ha sido para ambos, entonces me siento tranquilo, y no tengo más que mandarte un abrazo.

    Sigo en la vuelta.

  12. PaquiLou said

    Amigo, amigo Fer, lo que escribes es indudablemente una cura de sentidos…la vida es mucho más bonita..si buscamos las maneras idóneas de enteder la palabra..y tu para eso..eres un AS. ( ya lo sabes)
    Un fuerte beso andalúz.
    (porque tu me lo has pedido, eh?..)

  13. SeAmUs said

    Excelente y me quedo corto eh!..que buen post…

    al final de nuestros días, encontraremos la recompensa o el castigo, dependiendo de eso moriremos placidamente, con una sonrisa o seguiremos sobreviviendo como ratas cargando las culpas por el resto de la eternidad.

    Un abrazo!

  14. Flamingos said

    ÁMBAR: En esta oportunidad me encantaría brindar por las objetividades seriamente afectadas.

    ROMAU: Se trata de la crudeza y de la objetividad. Sealo y no dude en echar por tierra todo lo que lea si realmente le parece.

    DARK RUSA: “Estilo” es una palabra que, como usted bien sabe, la siento demasiado grande. Pero gracias por los conceptos y por plantarme un Sabinazo.

    CECILIA: Lamentablemente este sujeto no se arrepiente de lo que hizo “¡Bien muerto está!” dice. Solo se dio cuenta de que lo que tuvo no le sirvió cuando realmente necesitó algo.

    SYQNUS: Ambición es la palabra.

    BIOPURITAS: Me gusta que te guste pero de ahí a “Increíble”… mmmmmm….. UN BESO

    DOMINICHI: No se olvide, Maestro. que trabajo en Belgrano al igual que usted y que, no solo eso, que ademas trabajé en San Isidro y Martínez… hay mucho material de este para hacer películas.
    ABRAZON.

    NOEMÍ: Ojalá pudiéramos desarrollar esa habilidad. Un beso y gracias por venir…
    A LOS DEMÁS LES DIGO: NO DEJEN DE VISITAR A NOEMÍ, SU BLOG ES IMPRESIONANTE Y NO SOLO POR COMO ESCRIBE SINO QUE CAMBIA DE TEMPLATE TOOOODOS LOS DÍAS ¿COMO LO HACE?

    EDUARDO: ¿¡BORGES!? es como demasiado, pero se agradece sobremanera. En cuanto a haberle dado la posibilidad de una historia, no deje de avisarme. Igual me mantndré atento a su blog.
    En cuanto a la dama Oriental, agradezco el momento en que se me cruzó por la cabeza armar este sitio, ya que él la trajo hasta mí. Ya también cambio mi manera de tratarte y te digo que fue para ambos, pero creo que uno mismo es dueño de permitirse ser felíz. Ella quiso ser felíz y lo logró, gracias a Dios he sido yo con quién lo haya querido compartir.
    UN ABRAZON

    PAQUILOU: Se la extraña siempre y siga mandando beso andaluces que tan bien saben.

    SEAMUS: ¿Excelente y se queda corto? sepa que para mí es como demasiado. GRACIAS

  15. Graciela said

    Lamentablemente, lo leo ahora, despues de leer tu despedida.

    Que decir, llego tarde para el comentario, es excelente, pero no puedo dejar de pensar que dejas este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

«
»
 
A %d blogueros les gusta esto: