MALDITO DUENDE

Hé oído que la noche es toda magia, y que un Duende te invita a SOÑAR

Posted by Fernando Narvaez en junio 1, 2005

Como verás, el pibe está realmente loco. Hoy es domingo y mejor no te digo la hora. O sí. Te la digo. Son las ocho de la mañana. Y bueno ¿qué querés que haga? Hace más o menos dos horas que me sorprendieron las ganas de escribir y aquí estoy. O sea, me desperté alrededor de las seis con un ataque de “seudo” inspiración.

Ataque de inspiración. Como ya sabés me encanta la literatura, he leído bastante aunque no todo lo que quisiera, y como buen lector me encanta escribir. Pero como buen “pichón de escritor”, escribo sólo cuando realmente tengo un motivo y no por escribir. Y de un tiempo a esta parte estoy escribiendo demasiado seguido. Y eso me asusta, me bloquea. Me da temor tener un motivo, tener un motor, hacía mucho tiempo que no me nacía hacerlo y te juro que lo extrañaba.

De más está decirte o aclararte cuál o quién es mi motivo. Mi motor sos vos, claro. Gracias. Gracias por hacerme escribir. Gracias por demostrarme que por mis venas todavía corre sangre. Gracias por permitirme saber que todavía estoy vivo. Gracias por ser ese motor. Gracias por tirar a la mierda de un plumazo ese absurdo mecanismo de autodefensa que de lo único que me defendía era de no tener una nueva ilusión y de no permitirme pasar el tiempo pensando en alguien. Gracias por esta carta. Gracias por no proponerte nada de todo esto y, a pesar de ello, seguir dándome un motivo.

Tus ojos son un motivo, aunque más que tus ojos tu mirada. Tu sonrisa es el motivo. Tu voz es aquel motivo. Tu vos uno más. Tu presencia es un motivo. Tu ausencia otro. Tu presente ausencia o tu ausente presencia son un gran motivo. Tu indiferencia, tu diferencia. Tu brillo opacado por alguna pena. Tu pena opacada por tu propio brillo. Tu esto, tu aquello, tu lo de más allá. Tú. Tú. Tú. Vos misma, linda, en todos tus matices, en toda tu esencia. Todos tus tus. Mis mis. Mis mis en relación a tus Tus

Escribir, siempre fue para mí un medio de descarga. O sea, no lo hago sólo por vos, lo hago también y fundamentalmente, por mí. Necesito sacarme el diablo del corazón. Sé claramente que ésta no es la mejor manera, pero sinceramente no sé cómo separar el agua del aceite y siempre el hceho de volcar mis líneas en una hoja de papel fue mi único refugio, el lugar exclusivo donde encuentro las palabras que creo convenientes, y el único sitio donde entiendo que las palabras no se borran, en el papel. Muero por decirte todo esto mirándote a los ojos, pero no encuentro la manera de proponerte nada, llámese miedo escénico. Abiertamente, CAGAZO.

Para ir al punto. Me estás desarmando lentamente el decorado que me había armado, y lo que más me incomoda, es que sea justamente así: de manera lenta. Un decorado desarmado bruscamente puede desmoronarse por un huracán pasajero, por una calentura. En cambio cuando se desmorona por la erosión diaria come hasta los cimientos y deja marcas que son difíciles de borrar.

Esto es así de simple, como las Criollitas, desde que te conocí, no te voy a negar que la belleza se antepone ante todo, pero más allá de la belleza visual que obviamente percibí; fue como que recibí un mazazo en el medio de la nuca con el cual se me prendió una luz que me decía: “Warning” “Warning”, y pensé: “Esta es una dama peligrosa. De una mujer como esta me enamoro” (Sí, lo pensé y lo percibí sin conocerte) Traté de evitarlo segundo a segundo. Pero en un punto no quise hacerlo, y es ahí, en ese punto donde me enojo, pero no con vos, sino conmigo.

No te voy a contar mis historias tristes ni mis frustraciones, pero te juro que lo que menos quería es conocerte. Pero ahí estás, y no sé qué hacer para sacarte de mí. Probé tratarte mal y no sólo me sentía incómodo sino que también te dañé. Probé tratarte mejor y sentí que te podías agrandar y pensé que lo adecuado sería bajarte de un hondazo. Intenté no tratarte y fue IMPOSIBLE, viniste al rato nuevamente y yo que me había prometido no tratarte, me moría por decirte que estabas preciosa, me muero por decirte que sos bellísima, muero por agasajarte, muero por cuidarte, muero por mimarte. Aunque mejor dicho, vivo por vos. En tus ojos reconozco los míos, y en los míos cuando me miro en el espejo, veo soledad. Ojalá, por lo menos con vos, me equivoque.

¿Escuchaste que te hablara la piel en algún momento? La mía cada vez que te roza me dice: “¡Acá está loco, acá! ¡Es esta! ¡La de ojitos dulces! ¡EH! FER ¡La Rubia!” Y yo que me hago el sota y miro para otro lado. Pero hay cosas que no se pueden, ni se deben evitar. Y la piel es la piel. Se me prende fuego. No lo quiero evitar, pero a veces pensé, sin sentir, que debía hacerlo.

Ahora bien. Hay cosas que con 30 y tantos años no llego a entender. Hay enigmas que se presentan. Antes cuando compartíamos el espacio y nos veíamos prácticamente todos los días, cuando los roces eran algo prácticamente inevitable podía manejarlo mejor. Si bien tenía mis días de insoportabilidad, creo que lo llevaba de manera correcta. No entiendo por qué, a la distancia, todo eso se potencia. ¿Será la distancia? ¿Será el no saber si te voy a ver? Enigmas. Está bueno, si no hubiera determinadas cosas sin respuesta, no creo que podamos mantenernos vivos. Considero a esos interrogantes como una buena bocanada de aire. Aunque, realmente, no conozca el cómo administrar ese aire y hacerlo verdaderamente placentero.

Una vez, no recuerdo bien, pero alguien me dijo que yo podía hablar del amor porque había estado enamorado, a lo cual le respondí: “¿Y a vos quién te dijo que yo estuve enamorado?” Si bien fui agraciado con el amor más puro que puede tener una persona, el de dos nenas que hoy ya no están conmigo, creo que NADIE puede hablar del amor. El amor se presenta de distintas formas a lo largo de la vida, yo no sé si estuviste o estás enamorada, pero siempre creemos que nunca nos enamoramos como lo estamos ahora, hasta que viene él y se nos muestra de otra manera, en otra gente, en otras cosas. ¡Pero! ¿Qué estoy haciendo? Dije que creo que NADIE puede hablar del amor y yo, que todavía soy ALGUIEN estoy hablando de él. Soy un irrespetuoso.

Fernando A. Narvaez

Anuncios

19 comentarios to “”

  1. Rusa said

    Me parece que te puede esta musa… no estuvo nada mal releer la carta pendiente, es muy lindo, y yo creo que SI podes hablar del amor… Exitos

  2. Albus said

    Es preciosa, no habí­a razones para bajarla, no se por qué lo hiciste…!!! En serio, sale del corazón… 🙂

  3. Gons said

    Sublime…majestuosa…envidiable! Excelente post amigo mí­o, porque refleja algo que es muy difí­cil de describir: lo que dicta el corazón. Te felicito por llegar a sentir esas cosas por tu amada, sé­ que es una etapa increíble ¿no?, de verdad, reflejás lo que muchos quisiéramos poder sentir (again). Un abrazo para vos

  4. Albus said

    Reitero, me gusta mucho esta carta…=)

  5. Tina said

    Muy bella carta! Muy tierna y honesta!

    Reina: si este muchach te hace sufrir estampale un beso profuuuunfo y que se deje de molestar! A amarse sin pelear che! que la vida es demasiado breve" 🙂

    Felicito a Maldito Duende y a su Reina por este post, ella tiene su mérito eh!!

    BEsos a ambos

  6. Graciela said

    Excelente carta, y adorable ser debe ser ese amor que le tenes.

    De todos modos, por un segundo la lei como si alguien la hubiera escrito para mi,raro no???

    Pero es lo que trasmitis.

    No dejes de hacerlo.

  7. Fragilidad said

    que lindo volver a leer esto que segun vos … lo escribiste para mi en algun momento …la leo y te juro que pienso en millones de cosas , menos mal que tengo una copia y queno la borraste no ??? bueno besitos como aquellos…–>

  8. Gra said

    Esta carta debe representar mucho para vos y seguro para todas las personas que la lean. Tan expresiva que me llego como si fuera para mi.
    Bueno en todos los cuentos me veo reflejada en todos los relatos. La verdad que podrias escribir un libro no???

  9. Verónica said

    Aunque no sea la destinataria,me desarmo. Hermosa carta.

  10. Sandy said

    verdaderamente no tengo palabras. te repito q verdaderamente hablas con el corazón

  11. Sil said

    Hola Fer!!! Lo que le escribiste es más que un montón de palabras, es un compuesto de sentimientos, sinceridad, con mucho amor, y bueno… demás esta decir que me sentí muy identificada. Nunca escribo comentarios hasta ahora, pero este merecía su “recompensa” TE FELICITO!!! y AUN ESPERO UN LIBROOOO =) un abrazote

  12. Noelia said

    aunque no he tenido la oportunidad de hablarte, confieso ser una gran admiradora de tus escritos y de tu persona, y confieso, que siento envidia, sana por supuesto, de tu facilidad para expresar el vocabulario tan misterioso del corazón hay en vos la sensibilidad y la sabiduría que hace tiempo no hallaba en ninguna parte y cansada de buscar me traicione a mi misma y me deje llevar por la pavada y la hipocresía de no expresarme tal cual soy. gracias porque vuelvo a creer q hay vida en este mundo, y q vale la pena vivirla. Mis respetos y loores para vos de lo mas profundo de mi alma.

  13. Tam said

    Me encanta tu sensibilidad..en tooodos tus relatos…cómo no hacer para que mis ojos se llenen de aguita cuando te leo? cuando siento que estas escribiendo cosas que yo queria escribir? cosas que me pasan que me pasaron? Còmo decirte que me deba un poco de verguencita(olvida los horrores ortograficos) escribirte…? te admiro mucho y por favor le pido…no deje de escribir…de producir…..que me hará seguir con los ojos brillosos cuando me olvido de quien soy…y el miedo de estar sensible se apodera de mi….
    Saludos mas que respetuosos…

  14. Enrique said

    Bueno que te puedo decir es bueno expresar lo que uno siente y mucho mas cuando tiene uno una fuente de inspiración. Yo hubiera querido tener tu don, el de expresar mediante la palabras lo que uno siente… pero pues no es asi.
    Sigue escribiendo asi te deso lo mejores exitos

  15. Romau said

    hola man te escribe tu cuñadito asi que mas vale que te portes bien …jeje bueno desde hace un tiempo que estoy leyendo los relatos pero no dejo comentarios ahora lo hago … te cuento .. en realidad esta bueno che pero no se si soy alguien como para dar una critica constructiva pero lo ley creo que un poco mas de la mitad me parecio un poco extenso… ok ??
    suerte

  16. Lukre said

    Me he sorprendido. Me gusto tu blog.
    Me encanto esta carta que has escrito. Yo tambien me levanto temprano a veces porque necesito escribir.
    Un saludo

  17. Willy said

    Hola Sr. Escritor: Mirá, primera vez que entro a tu página, me la recomendaron, y ahora tengo la certeza de que me recomendaron bien. Simplemente quisiera felicitarte por haber expresado de manera tan concisa el hecho de perder el control ante el sutil embrujo de una sonrisa cautivante(con todo lo que ello significa). Es lindo sentir así, un feeling tan poco ortodoxo manda todos los esquemas al carajo, y además… !como no perderse en esos ojos!. Un abrazo

  18. GUADALUPE said

    QUERIDO DUENDE abandonado lo tenia, hoy por fin dedico un poco de tiempo entre las faenas del amor a leerlo…….GRACIAS me recordó que le debo a alguien una carta, el amor sublime que hoy siento me lo dicta y encontrar su post me lo reafirma!!!
    Si parece que me leo a mi misma en cada linea que recorro, el viejo el puto miedo de caer, y caer sin remedio que es lo más lindo cheee…..
    BESO COMPLICE

  19. Héroe de Leyenda said

    GUADALUPE: No sabe lo feliz, que me hace saberla feliz (redundancia mediante) Esto de los blogs es una maravilla que, como usted lo sabe y demuestra, trasciende las fronteras. Gracias por no tener miedo, gracias por contagiarnos. BESOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

»
 
A %d blogueros les gusta esto: